HOME

RETIRO

El mito de la edad y la presbicia: verdades y mentiras sobre la vista cansada

La presbicia o vista cansada afecta a más del 90% de las personas mayores de 40 años debido al envejecimiento natural del cristalino. La dificultad para ver de cerca y otros síntomas pueden afectar la vida diaria. Algunos mitos sobre la presbicia se desmienten, y se presentan tratamientos y recomendaciones para prevenir su aparición temprana y cuidar la salud visual.

Presbicia: qué es y cómo afecta a nuestra vista

La presbicia, también conocida como vista cansada, es un problema de salud visual que afecta a la mayoría de las personas mayores de 40 años. Esta condición se produce como consecuencia del envejecimiento natural del cristalino, una lente natural que tenemos dentro del ojo y que nos ayuda a enfocar los objetos que vemos.

Envejecimiento natural del cristalino

El cristalino es una estructura transparente y flexible que se encuentra detrás de la pupila. A medida que envejecemos, el cristalino pierde su elasticidad natural y se hace menos flexible, por lo que le resulta más difícil enfocar objetos cercanos. Como resultado, aparece la presbicia.

Síntomas de la presbicia

Los síntomas más comunes de la presbicia incluyen:

  • Dificultad para ver objetos cercanos, como la letra pequeña de un libro o la pantalla de un ordenador.
  • Necesidad de alejar el texto para poder leerlo con claridad.
  • Borrosidad en las letras o imágenes cuando se ven de cerca.
  • Dolor de cabeza y fatiga visual después de leer durante un período prolongado de tiempo.

Problemas en la vida diaria causados por la presbicia

La presbicia puede afectar significativamente la vida diaria de las personas que la padecen. Por ejemplo:

  • Pueden tener dificultades para leer etiquetas de alimentos o medicinas.
  • Tienen problemas para leer mensajes en su teléfono móvil u otros dispositivos electrónicos.
  • Pueden tener dificultades para bordar, coser o trabajar en proyectos manuales.

Afortunadamente, hay varios tratamientos y recomendaciones que pueden ayudar a prevenir o corregir la presbicia, lo que nos permite continuar con nuestras actividades diarias sin problema alguno. En la siguiente sección hablaremos sobre los mitos y verdades relacionados con la presbicia, para poder entender mejor cómo prevenir su aparición y cómo tratarla.

Verdades y mentiras sobre la presbicia

La presbicia es una afección ocular muy común, especialmente en personas mayores de 40 años, que afecta a la capacidad de enfoque de los objetos cercanos. Existen muchos mitos relacionados con este problema de visión, que vamos a desmentir a continuación.

Mitos relacionados con la presbicia

Frenar el avance de la presbicia retrasando el uso de gafas

Es uno de los mitos más extendidos. La idea es que si no se usan gafas se puede retrasar el avance de la presbicia. Sin embargo, esto no tiene ningún fundamento científico. El uso de gafas es necesario para corregir el problema de visión y no tiene nada que ver con la evolución de la presbicia. De hecho, a largo plazo, no usar las gafas puede agravar el problema.

Realizar ejercicios para prevenir la aparición de presbicia

Otro mito extendido es que se pueden realizar ejercicios de entrenamiento ocular para prevenir la aparición de la presbicia. Sin embargo, esto no es cierto. La presbicia es una condición relacionada con el envejecimiento natural del ojo y no se puede prevenir mediante ejercicios oculares.

Tratamientos para la presbicia

Corrección óptica (uso de gafas, lentes de contacto, cirugía)

Los tratamientos para la presbicia se centran principalmente en la corrección óptica. El uso de gafas o lentes de contacto bifocales o progresivas es la forma más común de corrección óptica. La cirugía refractiva también puede ser una opción para algunos pacientes.

Otros tratamientos y productos para la presbicia

Además de los tratamientos ópticos, se han desarrollado otros productos y tecnologías para ayudar a las personas con presbicia. Algunos de estos productos incluyen lupas, lámparas de aumento y teclados con letras grandes. Además, existen aplicaciones para teléfonos móviles y ordenadores que permiten aumentar el tamaño de la letra en la pantalla.

Cómo prevenir la aparición temprana de la presbicia

La presbicia es un problema de visión que se produce de forma natural con el envejecimiento y, por tanto, no se puede prevenir. Sin embargo, es posible adoptar una serie de medidas para retrasar la aparición de la presbicia o prevenir su aparición temprana. Algunas de estas medidas incluyen seguir una dieta saludable, no fumar, hacer ejercicio regularmente y proteger los ojos de la exposición a los rayos ultravioleta.

Consejos y recomendaciones para cuidar la salud visual

Además de los tratamientos para la presbicia, hay una serie de cuidados y hábitos saludables que se pueden adoptar para prevenir y retrasar su aparición:

Revisión periódica de la vista a partir de los 40 años

Es importante acudir al oftalmólogo de forma periódica a partir de los 40 años para detectar tempranamente cualquier problema visual. La frecuencia de las revisiones dependerá de la edad, la salud visual y otros factores de riesgo individuales. Además, es fundamental no retrasar la revisión si se detectan síntomas de la presbicia o cualquier otro trastorno visual.

Cuidado y limpieza de las gafas

Las gafas son una herramienta esencial en la corrección ocular y en la prevención y tratamiento de la presbicia, por lo que es conveniente cuidarlas y limpiarlas con regularidad. La limpieza con agua tibia y jabón neutro es una buena manera de eliminar la suciedad acumulada. Además, para evitar rayaduras, se recomienda mantenerlas en un estuche protector y no dejarlas expuestas al sol o fuentes de calor intenso.

Protección ocular frente a la radiación ultravioleta y el uso de pantallas

Exponerse a la radiación ultravioleta puede aumentar el riesgo de desarrollar algunos trastornos oculares, como cataratas o degeneración macular. Por eso, se aconseja el uso de gafas de sol homologadas con protección UV. Además, el uso prolongado de pantallas puede provocar fatiga visual y sequedad ocular, por lo que se recomienda realizar pausas regulares y parpadear con frecuencia para humedecer los ojos.

Elección de gafas progresivas y servicios personalizados

Para un correcto tratamiento de la presbicia es fundamental elegir las gafas adecuadas. Los establecimientos especializados ofrecen soluciones personalizadas que se adaptan a las necesidades de cada persona. Por ejemplo, en Natural Optics o Federópticos Fuentes Najas, se pueden encontrar soluciones personalizadas para elegir entre toda la oferta de gafas progresivas, que se adaptan al ritmo de vida y de trabajo diario.

Estilo de vida y hábitos saludables para mantener una buena salud visual

El cuidado de la salud visual no sólo depende de tratamientos y productos específicos, sino también de hábitos y estilos de vida saludables. Algunas recomendaciones para mantener una buena salud visual son: practicar actividades al aire libre, mantener una dieta equilibrada rica en vitaminas y nutrientes esenciales, mantener un peso saludable, no fumar, controlar la presión arterial y hacer ejercicio con regularidad.

You May Also Like…