HOME

RETIRO

Tipos de cirugías para los ojos: efectos secundarios y soluciones con visión natural

La cirugía ocular refractiva es una opción para corregir problemas de visión. El procedimiento LASIK y la implantación de lentes intraoculares son los más comunes. Sin embargo, existen efectos secundarios y riesgos que se deben considerar. Además, hay opciones naturales como los ejercicios oculares y la dieta saludable para mejorar la visión. Es importante cumplir los requisitos y tener una evaluación previa antes de realizarse cualquier cirugía ocular. También se deben seguir los cuidados postoperatorios adecuados.

Tipos de cirugía refractiva

La cirugía refractiva es un procedimiento que ofrece una corrección permanente de la visión. Los tres tipos de cirugía refractiva más comunes son LASIK, la implantación de lentes intraoculares fáquicos y otros procedimientos de cirugía ocular refractiva. Aunque estos procedimientos pueden mejorar la visión, es importante conocer los posibles riesgos y efectos secundarios que presentan.

Procedimiento LASIK

La queratomileusis con láser in situ, más conocida como LASIK, es el procedimiento de cirugía ocular refractiva más comúnmente utilizado. Durante el procedimiento, se crea un colgajo de la córnea que se desplaza para permitir que el láser moldee la zona intermedia de la córnea, corrigiendo así la visión. Aunque el procedimiento LASIK tiene una tasa alta de éxito, existen posibles complicaciones, tales como problemas de visión nocturna, domingos, y sequedad en los ojos, entre otros.

Cómo se realiza el procedimiento LASIK

Antes de la cirugía, se aplican gotas anestésicas en los ojos para adormecerlos. A continuación, se utiliza un instrumento llamado microquerátomo o láser de femtosegundo para crear el colgajo de la córnea. Luego, se utiliza un láser excimer para moldear la zona intermedia de la córnea y finalmente el colgajo se coloca de nuevo en su lugar para comenzar el periodo de cicatrización.

Posibles complicaciones del procedimiento LASIK

  • Halos y deslumbramientos
  • Visión nocturna borrosa
  • Cambios en la visión que varían con el tiempo
  • Ojo seco
  • Astigmatismo inducido por la cirugía

Implantación de lentes intraoculares fáquicos

La implantación de lentes intraoculares fáquicos es otro tipo de cirugía refractiva. Este procedimiento implica la colocación de una lente delante del cristalino natural del ojo, lo que ayuda a mejorar la visión. Sin embargo, la implantación de lentes intraoculares fáquicos también puede presentar riesgos y efectos secundarios.

¿Cómo funciona la implantación de lentes intraoculares fáquicos?

Se realiza una pequeña incisión en la córnea para pasar la lente intraocular a través de ella y posicionarla delante del cristalino natural del ojo. El procedimiento tarda unos 15 minutos en completarse y solo se requiere anestesia tópica.

Riesgos y efectos secundarios de la implantación de lentes intraoculares fáquicos

  • Cataratas
  • Glaucama
  • Formación de depósitos en la lente intraocular
  • Infección en el ojo
  • Disminución en la calidad de la visión

Otros procedimientos de cirugía ocular refractiva

Existen otros procedimientos de cirugía ocular refractiva, tales como la queratoplastia conductiva o la cirugía fáquica. Sin embargo, estos procedimientos no están tan ampliamente disponibles como LASIK o la implantación de lentes intraoculares fáquicos.

Candidatos para la cirugía refractiva

La cirugía refractiva es una opción para corregir problemas de visión en personas que desean reducir su dependencia de las gafas o lentes de contacto. Sin embargo, no todos son elegibles para someterse a este tipo de cirugía. A continuación, se detallan los requisitos para ser un buen candidato y los exámenes previos a la cirugía refractiva.

Requisitos para ser un buen candidato

Para ser elegible para este tipo de cirugía, es necesario cumplir con ciertos requisitos. En primer lugar, la persona debe tener una graduación estable durante al menos un año y tener al menos 18 años. Además, debe tener una buena salud ocular en general y no padecer enfermedades oculares como cataratas o glaucoma. También es importante que los ojos estén completamente desarrollados.

Otro factor a considerar es el estilo de vida del paciente. Por ejemplo, aquellos que practican deportes de contacto o actividades físicas extremas pueden no ser candidatos ideales para la cirugía refractiva debido al riesgo de lesiones oculares.

Exámenes previos a la cirugía refractiva

Antes de someterse a una cirugía refractiva, se deben realizar una serie de exámenes oculares. Estos exámenes permiten evaluar la salud ocular del paciente y determinar si es un buen candidato para la cirugía refractiva. Algunos de estos exámenes incluyen:

  • Examen de refracción: Un examen para medir la graduación del ojo.
  • Topografía corneal: Un examen para medir la forma y curvatura de la córnea.
  • Pentacam: Un examen para determinar la densidad y el grosor de la córnea.
  • Pupilometría: Un examen para medir el tamaño y la forma de la pupila.

Además, se realizará una evaluación de la salud ocular del paciente en general, incluyendo la evaluación de la retina y la presión intraocular. Una vez completados estos exámenes, un especialista en cirugía refractiva podrá determinar si la cirugía es adecuada para el paciente y qué tipo de procedimiento es el más indicado para su caso específico.

Alternativas naturales para mejorar la visión

Además de la cirugía ocular, existen otras opciones que pueden ayudar a mejorar la visión y evitar los efectos secundarios. A continuación, se detallan algunas alternativas naturales:

Ejercicios oculares y terapia visual

Los ejercicios oculares y la terapia visual pueden ayudar a mejorar la visión y reducir los síntomas de fatiga visual. Estas técnicas implican movimientos controlados de los ojos y entrenamiento para mejorar la coordinación entre los ojos y el cerebro. Los ejercicios oculares pueden ayudar a reducir la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía.

Se pueden realizar ejercicios oculares sencillos, como el parpadeo frecuente, centrar la visión en diferentes objetos y palmas palmeando para relajar los ojos. También existen programas de terapia visual que se diseñan para las necesidades individuales de cada usuario y que pueden ayudar a mejorar la visión a largo plazo.

Hábitos alimenticios saludables para mejorar la salud ocular

Además de los ejercicios oculares y la terapia visual, los hábitos alimenticios saludables pueden ayudar a mejorar la salud ocular y prevenir enfermedades oculares. Algunos alimentos que se pueden incluir en la dieta son:

  • Espinacas y otras verduras de hoja verde para obtener luteína y zeaxantina, que pueden ayudar a prevenir la degeneración macular y la catarata.
  • Frutas y verduras ricas en vitamina C, como naranjas y brócoli, para mantener la salud ocular.
  • Pescado y nueces para obtener ácidos grasos omega-3, que pueden ayudar a prevenir la degeneración macular y el ojo seco.

Es importante consultar con un nutricionista o profesional de la salud antes de realizar cualquier cambio en la dieta. Además, se deben tener en cuenta otros factores, como la edad, los antecedentes familiares y el estilo de vida, al planificar una dieta para mejorar la salud ocular.

Cuidados postoperatorios después de la cirugía refractiva

Después de cualquier procedimiento quirúrgico, es importante seguir los cuidados adecuados para garantizar una recuperación exitosa. A continuación, se detallan los cuidados inmediatos y a largo plazo después de la cirugía refractiva:

Cuidados inmediatos después de la cirugía refractiva

  • Es recomendable que alguien te acompañe a casa después de la cirugía y que descanses durante el resto del día.
  • Evita frotar los ojos así como cualquier actividad que pudiera afectar la zona ocular, incluyendo deportes y el uso de maquillaje.
  • No manejes ni operes maquinaria pesada durante las primeras 24 horas después de la cirugía.
  • Mantén tus ojos protegidos con gafas de sol y/o escudos oculares, especialmente durante la noche.
  • Aplica las gotas para los ojos que te haya recetado el profesional de la salud según lo indicado.
  • Evita entrar en piscinas, bañeras o tomar baños en ríos/lagos durante algunas semanas después de la cirugía para evitar infecciones o complicaciones.

Cuidados a largo plazo después de la cirugía refractiva

  • Mantén una buena higiene del área ocular, especialmente al aplicar las gotas para los ojos recetadas.
  • Evita exponerte al sol o a luces brillantes sin la protección adecuada.
  • No uses lentes de contacto durante algunas semanas después de la cirugía y asegúrate de cumplir con las visitas de seguimiento con tu profesional de la salud.
  • Mantén una dieta saludable y estilo de vida activo para cuidar tu salud ocular en general.
  • Si experimentas cualquier síntoma inusual o cambios en la visión, contacta a un profesional de la salud inmediatamente.
  • Considera el uso de gafas de protección en deportes y al realizar actividades que puedan afectar tus ojos.

Siguindo estos cuidados adecuados, podrás experimentar una recuperación más rápida y exitosa después de la cirugía refractiva. Siempre es importante seguir todas las instrucciones del profesional de la salud y contactarlos si surge cualquier duda o pregunta durante el proceso de recuperación.

You May Also Like…